¿Qué hacer para disminuir la ansiedad?

Publicado el: 03/05/2019

Lee en contenido completo en Infermeravirtual.com

1-Relajarse respirando

Hipoglucemia

Tomar conciencia de cómo respiramos puede tener efectos beneficiosos o saludables. La falta de control sobre algunas situaciones en las que la persona siente ansiedad y angustia puede ser paliada mediante técnicas aprendidas de control sobre la frecuencia respiratoria que ayudan a bajar el nivel de activación. Muchas técnicas de relajación, conciencia corporal o meditación se basan en tomar conciencia de la propia respiración. 


Otras técnicas como la aromaterapia, que consiste en la inhalación de los vapores desprendidos por el calentamiento de las esencias aromáticas, tienen el propósito de lograr un efecto en el estado de ánimo y la salud de la persona. 


2-Hacer ejercicio

La realización del ejercicio físico contribuye a mejorar la condición física de manera importante, lo que ayuda a mantener una buena capacidad de reacción al estímulo potencialmente agresivo o dañino. Además, la buena condición física tiene efectos psicológicos beneficiosos, ya que permite mejorar el estado de ánimo, disminuye la depresión y eleva el vigor y la autoestima. En este sentido, la práctica de ejercicio promueve el estado emocional positivo, lo que aumenta el bienestar psicológico.


3-Contar con una red de apoyo

Ante situaciones en las que surgen emociones como el miedo, la tristeza, la culpa, la rabia o la angustia, el hecho de contar con una red de personas cercanas ayuda a superar las situaciones estresantes. Descubrir personas cercanas que ayudan a sentirse comprendido, pero no juzgado, permite manifestar emociones, expresar pensamientos y planes y recibir ayuda física y soporte emocional. Percibir una buena red de apoyo de familiares o amigos ayuda a no caer en el aislamiento y en el pensamiento negativo y ayuda a utilizar estrategias de afrontamiento que refuerzan el bienestar psicológico.


4-Fomentar la expresión

Aunque en principio parece beneficioso que una persona recurra a la expresión de emociones, no siempre se considera positivo. La persona, a través de la expresión de emociones como la tristeza, la rabia o la culpa, puede anclarse en la manifestación repetitiva de las mismas y dificultar así una nueva visión de la situación y una evaluación más positiva de la misma que contribuya a una gestión más eficaz de los recursos y que promueva un mejor ajuste social y la ausencia de aislamiento.