Fiebre: ¿qué necesitas saber?

Temas: Salud | Tipos: Artículo
Publicado el: 26/04/2018

Ver el contenido completo en Infermera Virtual

1. ¿Qué es la fiebre?

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es el aumento de temperatura corporal por encima de las cifras consideradas normales. Existen variaciones individuales de temperatura ligadas a la naturaleza de cada persona.

Normalmente le acompaña un estado de malestar, intranquilidad y en ocasiones estupor.


2. ¿Cuándo tengo fiebre?

  • Subfebril o febrícula: temperatura axilar entre 37,5 y 38 ºC.
  • Fiebre moderada: temperatura axilar entre 38 y 39 ºC. 
  • Fiebre alta: temperatura axilar entre 39 y 40,5 ºC. 
  • Fiebre muy alta o hiperpirexia: temperatura axilar superior a 40,5 ºC. Es una situación de compromiso vital que puede provocar grandes daños en la persona.

3. ¿Cómo actuar con fiebre?

¿Cómo actuar con fiebre?

Medidas generales

Durante la fase de escalofríos:

  • Limitar la actividad física y las fuentes de estrés emocional.
  • Mantener la temperatura ambiental entre 21-22ºC.
  • No retirar la ropa y ofrecer mantas y ropa suplementaria.
  • Hidratar con agua y zumos.
  • Proporcionar una dieta blanda y rica en nutrientes. 

Durante las fases de meseta y declinación

  • Limitar la actividad física y las fuentes de estrés emocional.
  • Mantener la temperatura ambiental entre 21-22 ºC.
  • Evitar el exceso de abrigo sin provocar escalofríos.
  • Mantener secas las prendas de vestir y la ropa de cama.
  • Hidratar con agua y zumos.
  • Proporcionar una dieta blanda y rica en nutrientes.
  • Mantener las mucosas de la boca limpias y húmedas.

Médidas físicas

  • Baños de agua tibia: 2ºC por debajo de la temperatura corporal que tenga la persona.
  • Rociar la piel con agua templada.
  • Aplicar sobre la superficie cutánea toallas o compresas empapadas en agua tibia.
  • Aplicar fuentes de aire (ventilador).

Medidas farmacológicas

Los fármacos que se emplean para tratar la fiebre se denominan antitérmicos o antipiréticos.


4. Situaciones de alerta y especial atención (adultos en edad laboral):

  • Temperatura más elevada de 40 ºC.
  • Fiebre que no desaparece con las medidas farmacológicas recomendadas después de tres días de utilización.
  • Cuando hay enfermedades previas (enfermedades cardiacas, hepáticas, renales, procesos tumorales, enfermedades del sistema inmunitario, (por ejemplo, VIH), enfermedades endocrinas (por ejemplo, diabetes), etc.
  • Cuando se hacen tratamientos farmacológicos del tipo corticosteroides.
  • Durante el embarazo o en período de lactancia
  • Cuando junto con la fiebre aparecen otros síntomas como:
    • Dolor muy fuerte de cabeza. 
    • Vómitos continuos.
    • Dificultad al respirar.
    • Rigidez de nuca.
    • Sensibilidad no habitual a la luz, desorientación o cambios en su comportamiento habitual.

5. Recomendaciones

Ventilar la habitación:

  • Habitación ventilada y ambiente tranquilo y relajado.
  • Proporcionar espacios amplios o bien que haya un número reducido de personas.

Mantener una buena hidratación y nutrición:

  • Mantener una hidratación adecuada con agua y zumos para prevenir la deshidratación.
  • No deben emplearse estimulantes como el café, el té o la cola, ya que éstos son diuréticos y pueden favorecer a la deshidratación. 
  • Mantener una nutrición equilibrada con alimentos energéticos de alto contenido vitamínico y proteico (por ejemplo, yogur, huevo, batidos de fruta, etc.), en ingestas pequeñas y frecuentes.
  • Mantener hidratada y limpia la mucosa oral para mantener la higiene bucal: cepillo dental, dentífrico, colutorios y agua.

Favorecer los cambios de posición:

  • Disminuir la actividad física y favorecer los períodos de descanso.
  • Utilizar ropa cómoda y ligera para favorecer el movimiento y disminuir la sudoración. 
  • Si la persona está postrada en cama, favorecer los cambios de postura
  • Intentar reposar y dormir lo máximo posible
  • Aumentar el confort de la persona con las siguientes actuaciones según las medidas generales, físicas y farmacológicas indicadas.

Priorizar las actividades del día a día:

  • Comprender la importancia del reposo para tratar la fiebre. 
  • Reconocer que la fiebre es una situación pasajera en la mayoría de los casos.
  • Intentar disminuir la ansiedad que en ocasiones genera el absentismo laboral o el hecho de no poder realizar las actividades cotidianas. 
  • Aprovechar los momentos sin fiebre y mayor confort para realizar aquellas actividades que la situación permita y produzcan satisfacción.

6. Aclaraciones:

Aclaraciones:
  • La fiebre no es una enfermedad en si misma; es un síntoma de defensa del organismo ante ciertos agentes externos.  
  • Se debe evitar la aplicación de hielo sobre la piel, los baños con agua fría y las fricciones con colonia o alcohol.
  • No deben tomarse antibióticos sin prescripción médica.
  • La fiebre no tratada no sigue subiendo de manera incontrolada. Con tratamiento, la temperatura no baja hasta los límites normales, sino que los antitérmicos logran una reducción de temperatura de entre 1 ºC y 1,5 ºC.
  • La desaparición de la fiebre tras la administración de un antitérmico no indica la desaparición de la causa.
  • La presencia de fiebre alta no indica necesariamente que la causa sea grave.