Náuseas y vómitos, ¿qué necesito saber?

Temas: Salud | Tipos: Artículo
Publicado el: 25/04/2018

Lee en contenido completo en Infermeravirtual.com

1. Diferencias entre náuseas y vómitos

Diferencias entre náuseas y vómitos

Náusea: Es una sensación desagradable en la garganta y en el estómago que a menudo precede al vómito. Suele acompañarse de otros síntomas: palidez, sudoración, salivación excesiva y, en ocasiones, disminución de la tensión arterial y del número de pulsaciones cardíacas por minuto.

Arcadas o esfuerzo para vomitar: Las arcadas son contracciones intensas de los músculos de la pared abdominal a fin de crear la presión necesaria para vomitar. Pueden presentarse con el vómito, precederlo o seguirlo. 

Vómito o emesis: Es el vaciamiento o la expulsión rápida y enérgica del contenido gástrico y, en ocasiones, del contenido intestinal a través de la boca.


2. ¿Cuánto tiempo dura el vómito?

  • Agudos: Duran menos de una semana.
  • Crónicos persistentes: Duran una semana o más. 
  • Crónicos recidivantes: Duran más de una semana y alternan episodios eméticos con periodos asintomáticos de 5 a 10 días de duración.

3. ¿Qué signos y síntomas nos avisan?

Náuseas y vómitos. ¿Qué signos y síntomas nos avisan?
  • Palidez.
  • Sudoración.
  • Aumento de la salivación.
  • Cambios del número de pulsaciones cardíacas.
  • Cambios de las cifras de la tensión arterial.

4. ¿Qué síntomas acompañan?

Según la causa que origina las náuseas y los vómitos: 

  • Dolor abdominal, fiebre y/o diarrea,
  • Dolor de cabeza, rigidez en la nuca, petequias en el tórax (manchas rojas, pequeñas como la punta de un alfiler, planas y redondas debajo de la piel causadas por una hemorragia) y fiebre. 
  • Dolor torácico, cuando la causa está relacionada con un problema cardíaco.
  • Acúfeno (zumbido de oídos) y/o pérdida de audición. 

Según el tiempo de evolución:

  • Deshidratación: Se manifiesta a través de sequedad en la boca, sensación de sed, micciones poco frecuentes u orina escasa y oscura, ojos hundidos y pérdida de la elasticidad normal de la piel.
  • Alteraciones electrolíticas: Se manifiestan con debilidad, cansancio, irritabilidad, convulsiones, alteración del nivel de conciencia, sed, calambres, etc. 
  • Desnutrición: Acompañada de pérdida de peso
  • Anorexia: Pérdida de apetito. 
  • Astenia: Cansancio. 
  • Erosiones del esmalte dental y caries: Relacionadas con el contacto repetido del esmalte dental con el ácido de los vómitos.

5. ¿Qué debo hacer...?

Si aparecen náuseas y vómitos:

  • Evitar beber y comer.
  • Respirar profunda y lentamente inspirando por la nariz y expulsando el aire por la boca.

 Para prevenir un nuevo vómito:

  • Mantener un ambiente relajado y tranquilo, bien ventilado y sin olores desagradables.
  • Reducir o eliminar los factores personales que desencadenan o aumentan las náuseas y vómitos, como, por ejemplo, la ansiedad, el miedo, la fatiga y el dolor.
  • Evitar cambios posturales bruscos en caso de tener vértigo.
  • Evitar acostarse antes de dos horas después de haber comido.

Después de haber vomitado:

  • Enjuagarse la boca con abundante agua fresca.
  • Limpiar los restos del vómito y poner especial atención en eliminar el olor.
  • Esperar más o menos cuatro horas sin comer ni beber y, después, tomar pequeños sorbos de líquidos, preferiblemente de agua más bien fría, en cantidades pequeñas.
  • Si se toleran los líquidos, continuar con alimentos de fácil digestión, en pequeña cantidad, 5 o 6 veces al día, y evitar los extremos de temperatura, es decir, que no sean ni muy fríos ni muy calientes. 
  • Mantener períodos de reposo frecuentes e intentar evitar actividades innecesarias tras las comidas.
  • Utilizar técnicas de relajación (como la relajación muscular progresiva o la visualización de escenas mentales agradables) y tácticas de distracción (pasatiempos, lectura, sudokus, etc.) en los períodos en los que no haya náuseas ni vómitos.
  • Utilizar ropa cómoda (evitar llevar prendas ajustadas: faja, cinturón o corbata) durante y después de las comidas.

6. Recomendaciones dietéticas

Náuseas y vómitos. Recomendaciones dietéticas
  • Evitar comer y beber mientras persisten las náuseas y los vómitos.
  • Esperar entre dos y cuatro horas, después de haber vomitado, para reiniciar la toma de alimentos. 
  • Reiniciar la toma de alimentos en forma de líquidos:
    • Los líquidos se deben tomar en sorbos cortos y a temperatura ambiente o templada.
    • Los líquidos recomendados son: agua, infusiones, zumos no muy ácidos y caldos no grasos. 
    • Evitar las bebidas alcohólicas y las carbonatadas. 
    • En ocasiones es útil tomar los líquidos 30 minutos antes de la comida en vez de tomarlos durante la misma. 
  • Tomar la solución casera de reposición oral que se elabora con los siguientes ingredientes:  
    • 1 litro de agua hervida
    • el zumo de un limón 
    • 2 cucharadas soperas de azúcar 
    • 1 cucharadita de bicarbonato 
    • 1/2 cucharadita de sal
    • Esta solución casera está indicada para reiniciar la toma de líquidos y ayuda a prevenir la deshidratación y la pérdida de sales. 
  • Continuar comiendo alimentos de fácil digestión de forma progresiva, si los líquidos se han tolerado. Alimentos de fácil digestión como son la carne de pollo y pavo, el pescado blanco y los lácteos desnatados, la pasta, la patata cocida, etc. Tomarlos en pequeñas cantidades y frecuentemente. 
  • Masticar lentamente y tomarse el tiempo necesario para comer. 
  • Aprovechar los momentos del día en los que la persona tiene más apetito y se encuentra mejor para comer. 
  • Seguir estas recomendaciones dietéticas cuando se reanude la toma de alimentos: 
    • Desayuno-merienda: tostadas o galletas con poca grasa, bocadillo pequeño de jamón de York o pavo, queso fresco, leche desnatada con café descafeinado, infusiones de manzanilla, etc.
    • Comida-cena: 
      • Primeros platos: pasta, verduras al vapor, arroz hervido, cremas de verduras, consomés desgrasados y sopas. 
      • Segundos platos: tortillas, pollo asado con patatas al vapor, pechuga de pollo, filete de ternera, lenguado, merluza a la plancha, jamón de York, etc. 
      • Postres: fruta fresca excepto cítricos, macedonia de frutas, compota de manzana y lácteos desnatados. 
  • Intentar tomar alimentos frescos o fríos como gelatina, queso ricotta o requesón, yogurt, sorbetes, sandwiches fríos, ensaladas de pasta o de patatas, si no apetecen las comidas calientes.
  • Cocinar preferentemente al vapor. La carne y el pescado, a la plancha. 
  • Evitar fritos, rebozados y salsas, así como alimentos grasos, muy especiados o que produzcan gases, tales como brócoli, coliflor, pepino, pimiento verde o legumbres secas. 
  • Controlar el peso corporal, ya que puede variar si los vómitos son persistentes. 

7. Signos de alerta

  • Controlar la deshidratación, debe controlarse estrechamente la aparición de signos indicadores de ésta (boca seca, sensación de sed, orina escasa y oscura y sequedad de la piel). 
  • Si los vómitos son persistentes, vigilar el peso corporal, el cansancio, los hormigueos en las piernas, la sensación de sed, la cefalea, etc. y aplicar todas las medidas que permitan un mejor control de la situación de salud
  • Consultar con el profesional de la salud si los vómitos: 
    • Son muy abundantes, repetitivos y prolongados en el tiempo. 
    • Contienen bilis, sangre y/o restos de heces
    • Van acompañados de otros síntomas: dolor de cabeza, fiebre, rigidez de nuca, dolor del tórax, acúfenos, etc.   
  • Tomar la medicación indicada por el equipo de salud, para prevenir y/o controlar las náuseas y los vómitos, y evitar tomar medicación por cuenta propia (automedicarse). 

8. Aclaraciones

Aclaraciones sobre síntomas náuseas y vómitos
  • Las náuseas y los vómitos no siempre son sinónimo de enfermedad. Pueden tratarse de un proceso pasajero que no compromete la salud de la persona. 
  • No es saludable comer rápido y sin masticar.
  • No es aconsejable hacer una comida copiosa o muy abundante.
  • Se debe esperar el tiempo aconsejado (entre 2 y 4 horas) después de haber vomitado para comenzar a beber y comer.
  • Es conveniente reiniciar la ingesta tras los vómitos en forma de alimentos líquidos de fácil digestión como el agua o la manzanilla.
  • No es conveniente acostarse inmediatamente después de comer. Favorece la aparición de reflujo del contenido del estómago a la boca. 
  • No es recomendable hacer ejercicio físico inmediatamente después de comer.
  • No debe inducirse el vómito tras la ingesta.
  • No es recomendable automedicarse.