Cuidarnos y cuidarles
¡Tú estás bien, yo estoy bien!

Publicado el: 16/03/2020
  • Presta atención si surgen conductas no-saludables (comer o fumar en exceso, bebidas estimulantes, dormir exceso o trabajar sin parar, aislarse, descuidar higiene personal, tener comportamientos violentos).
  • Piensa tanto en lo que dices, como en cómo lo dices; especialmente en situaciones difíciles. Te ayudará a evitar conflictos
  • Mantén contacto con familiares, amigos, … ¡aprovecha la tecnología!: videollamadas, Skype.
  • Comparte con ellos tanto las circunstancias que aún tienes que resolver, como las que ya has gestionado con éxito. ¡Sois una red de apoyo recíproco!
  • Piensa en actividades diferentes que puedes hacer ahora que tienes más tiempo para ellos: manualidades, cocina, construcciones, ejercicio, juegos de mesa,…
  • Presta atención al estado de salud, física y mental, del resto del núcleo familiar.

  • Acepta que algunos aspectos de la situación actual escapan de tu control… ¡como ocurre en otras muchas situaciones en tu vida! Si tienes dificultad para conseguirlo y te genera activación, practica alguna técnica de respiración/relajación como estas que te presentamos (¿y por qué no proponerlo al resto del núcleo familiar?). 
Publicado el: 16/03/2020


Recuerda:
todas las rutinas se rigen por las medidas de protección e higiene prescritas por las autoridades sanitarias. Tenemos que afrontar la realidad y ser responsables siguiendo sus recomendaciones, haciendo lo correcto como hasta ahora.