"

Día Internacional de Acción para la Salud de las Mujeres: 28 de mayo

Publicado el: 28/05/2022

Cada 28 de mayo se conmemora el Día Internacional de Acción por la Salud de las mujeres, fecha que se rememora desde hace 20 años a propuesta de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos (RMMDR), con el objetivo de avanzar en el conocimiento de diversos aspectos claves para la salud de las mujeres.

Como cada año, esta efeméride ofrece la oportunidad de remarcar la importancia del derecho a la salud, la asistencia equitativa, de calidad y gratuita que contemple los cuidados, la prevención y el tratamiento de las enfermedades específicas de la mujer.

Visibilizar la realidad es el primer paso, clave para avanzar en una estrategia que equipare a mujeres y hombres, garantizando así la sostenibilidad en las actuaciones para la salud de toda la población y especialmente para la salud de las mujeres.

Tal y como recoge el Instituto Europeo de Salud de la Mujer (EIWH) resulta fundamental esforzarse por alcanzar el más alto nivel de salud en todas las políticas, siendo para ello imprescindible dar a conocer a la sociedad que mujeres y hombres presentan características diferenciales que deben ser analizadas desde el ámbito biológico, psicológico, social y cultural, identificando así diferentes necesidades, obstáculos, riesgos y oportunidades.

Conocer y analizar estas diferencias en cada contexto, y no solo por su determinación biológica, sino por determinantes culturales o de género atribuidos, es imprescindible para detectar las desigualdades, comprender los motivos de las mismas, actuar sobre ellas y establecer mecanismos, condiciones y acciones que garanticen una igualdad efectiva.  

En el ámbito de actuación de la prevención de riesgos laborales y promoción de la salud que como mutua colaboradora con la Seguridad Social nos ocupa, la integración de la perspectiva de género en el marco de la gestión inclusiva de la diversidad en la salud ocupacional, es clave. Las características diferenciales que cada perspectiva ofrece nos permiten orientar nuestras actividades, que en el ámbito laboral se traducen en un mejor análisis e intervención sobre las condiciones de trabajo, los riesgos y otros factores de vulnerabilidad o sensibles a cuestiones de género.

Cuando integramos la perspectiva de género en nuestras prácticas diarias, sea cual sea nuestro ámbito de responsabilidad, conseguimos:

  • Contribuir a atenuar las desigualdades, discriminaciones y estereotipos por razón de género presentes en los entornos laborales.
  • Mejorar la prevención de riesgos laborales y la promoción de la salud en el ámbito laboral: abordando determinados factores de riesgo, principalmente de carácter ergonómico y psicosocial, que son origen de daños a la salud y que ponen de manifiesto la diferente vulnerabilidad en la exposición entre hombres y mujeres.
  • Disponer de programas eficaces de salud capaces de identificar y dar respuesta a las diferentes necesidades de mujeres y hombres, así como de aportar beneficios que mejoren la salud, la calidad de vida y el bienestar de las personas, la sociedad y nuestro país.