Hipertensión arterial

Publicado el: 12/12/2014

Introducción

Hipertensión arterial

Alguna vez hemos podido escuchar a algún paciente que al salir de la consulta del médico comenta:

“¡Tengo la presión por las nubes!”

Aprovechando esta expresión coloquial lanzamos nuestro lema:

“¿Estás en las nubes?” para iniciar un programa de promoción de la salud sobre el control de la presión arterial, dirigido a todos los trabajadores de la empresa y coordinado por el Servicio de Medicina del Trabajo de Mutua Universal.


Definición y valores límite

La presión arterial (PA) es la fuerza con la cual circula la sangre a través de las arterias del cuerpo, cuanto más alta sea esta fuerza más se resienten las arterias y se deterioran.

De las dos cifras que se dan en una medida de PA, por ejemplo 160/90, la primera y más alta corresponde a la presión arterial sistólica (PAS) e indica el nivel de presión que oponen las arterias cuando el corazón se contrae y bombea la sangre. La segunda cifra, presión arterial diastólica (PAD), indica el grado de presión que ofrecen las arterias cuando el corazón se relaja. Según las referencias de la Organización Mundial de la Salud, por encima de 140 y 90 de forma mantenida se considera hipertensión, cualquier tipo de hipertensión es un factor de riesgo cardiovascular.

Los principales factores de riesgo cardiovascular son: el consumo de tabaco, la hipertensión arterial (HTA), el aumento de colesterol total en sangre, la diabetes, la obesidad, el sedentarismo, etc.

Los factores de riesgo cardiovascular son modificables, aplicando medidas terapéuticas, y como consecuencia de esto se puede disminuir el riesgo de enfermedad.

El gran problema de la HTA radica en su propio carácter: es un proceso crónico y silente que puede ser asintomático o solo producir síntomas mínimos muchos años después de su comienzo, es por este motivo que la población en general debería medirse regularmente la presión para su detección precoz.

La HTA se pude clasificar según su etiología de la siguiente manera:

  • HTA esencial: 95% de los casos en que la causa es desconocida
  • HTA secundaria: 5% restante, secundaria a otras patologías

La mayoría de hipertensiones tienen origen desconocido, pero hay hábitos y factores relacionados con la HTA que son modificables, como por ejemplo el estilo de vida.


Detección

Detección

Para detectar la HTA de manera precoz, sería recomendable que te hicieras un “pequeño examen”, es decir, te proponemos que te tomes la PA en la consulta del médico o la de enfermería de tu ambulatorio, o bien en la farmacia, ya que la mayoría de ellas disponen de un aparato de medición de PA, o bien, tú mismo en el caso que dispongas del aparato de PA.

Debes tener en cuenta las normas para la medición correcta de la PA descritas en el apartado anterior.

Procedimiento

Realiza la medición de la PA. Si las cifras son:

  • Inferiores a PAS: 140 y PAD: 90 --> procura llevar una vida saludable (practicar ejercicio físico, no fumar, no abusar del alcohol, etc.) y realiza controles anuales de PA.
  • Superiores a 140/90, repite la medida dos días más:
    • Si estos dos días los valores se han normalizado, procura llevar una vida saludable y realiza controles anuales de PA.
    • Si estos dos días las cifras de PA permanecen elevadas por encima de 140/90 debes aplicar el tratamiento no farmacológico (anexo 2 y 3) durante dos meses y realizar controles de PA cada quince días.

Finalizados estos dos meses de tratamiento no farmacológico:

  • Si aplicando el tratamiento los valores de PA se han normalizado, continua aplicándolo, y repite los controles de PA con una periodicidad mensual.
  • Si los valores de PA persisten elevados, debes ponerte en contacto con tu médico de cabecera para que valore la necesidad de instaurar tratamiento no farmacológico.

En cualquier caso, siempre que en una medición aparezcan valores superiores a 180/110, consulta con tu médico de cabecera.

Si te tomas la presión tu mismo, es importante recordar que la PA de cualquier individuo no es un valor fijo a lo largo del día, sino que está sujeta a constantes variaciones y se modifica por numerosas circunstancias, por lo que se obtiene una mejor estimación cuando se efectúan varias medidas.

Para proceder, de forma correcta, a la medida de PA se han de seguir a las siguientes recomendaciones:

  • No proceder a la medida después de haber comido o haber realizado ejercicio físico intenso.
  • Evitar medir la presión en caso de dolor o situaciones de estrés.
  • Procurar haber orinado antes de medir la PA.
  • Evitar el consumo de café, alcohol o tabaco una hora antes de tomar la PA.
  • Reposar, sentado como mínimo cinco minutos antes de efectuar la medición, en un ambiente tranquilo, sin ruidos y temperatura agradable.
  • Mantener una postura cómoda y relajada, con la espalda apoyada en el respaldo y evitando cruzar las piernas.
  • Se realizarán dos lecturas separadas por un intervalo de tiempo de al menos dos minutos.
  • Tener en cuenta fármacos o substancias, que pueda estar tomando y tengan efectos sobre la presión arterial.

Estudio

Estudio

Con la finalidad de evaluar el porcentaje de población trabajadora que padece este factor de riesgo y la población sana (no hipertensa), pedimos que TODOS los empleados que así lo deseéis, respondáis el cuestionario que os adjuntamos y lo enviéis por correo interno al Servicio Médico de Mutua Universal (nº de centro 7053)

Medios la PA, si las cifras son inferiores a 140/90, rellenad los datos personales y la casilla del primer día, el cuestionario habrá terminado. Si los valores de PA del primer día están por encima de 140/90, realizad la toma de presión dos días más, enviadnos el cuestionario y comenzad a aplicar el tratamiento no farmacológico, a los dos meses de haber empezado este tratamiento, repetid el cuestionario y nos lo volvéis a enviar.

Los datos referidos al cuestionario seguirán las indicaciones de la Ley de Protección de Datos de carácter general y personal, Ley Orgánica 15/1999, así mismo, por la misma, usted podrá exigir en cualquier momento el acceso, oposición, cancelación y rectificación de los datos.


Preguntas más frecuentes

Preguntas más frecuentes

¿Qué es la HTA?

Es la elevación continuada de las cifras de presión arterial, tanto la sistólica como la diastólica. Una persona es hipertensa cuando tiene repetidamente una presión arterial igual o por encima de 140/90 mmHg.

¿A quién afecta y porqué es importante?

Afecta alrededor del 20% de la población adulta. Este porcentaje aumenta con la edad. La HTA se da tanto en hombres como en mujeres, pero a partir de la menopausia, es más frecuente en mujeres.

Es importante porque tener HTA incrementa el riesgo de sufrir enfermedad de corazón, riñón, cerebro y de los vasos arteriales.

¿Cómo sabemos si una persona tiene la presión elevada?

Hay que tener en cuenta que la HTA no da síntomas.

Para ser diagnosticado de hipertenso NO es suficiente con una única medida de la PA.

Debes medirte la presión en diferentes visitas consecutivas. Para hacer el diagnóstico de HTA todos los valores de PA deben ser elevados.

¿Por qué es necesario tratarla?

Porque bajar la presión arterial evita la aparición de enfermedades cardiovasculares como infarto, embolia o hemorragia cerebral.

Hay que conseguir reducir y mantener las cifras de presión arterial por debajo de 140 y 90 mmHg. En el caso de pacientes diabéticos las cifras han de ser más bajas (por debajo de 130/85 mmHg).

¿Cómo se puede bajar la PA?

Realizando las siguientes modificaciones en el estilo de vida:

  • Reducir peso: La pérdida de peso, sobre todo en los obesos, da lugar a una reducción de la PA. Una reducción de 4 a 5 kg de peso ya repercute favorablemente sobre la presión arterial.
  • Reducir el consumo de sal: Hay que acostumbrar al paladar a las comidas con poca sal, hay que evitar alimentos precocinados, embutidos, conservas, salazones, ahumados, etc.
  • Hacer actividad física regularmente: Si no practicas ningún deporte habitualmente, sería recomendable que de manera regular, dieras un paseo a paso ligero durante 35-45 minutos tres o más días a la semana.
  • Reducir el consumo de alcohol: Hay que moderar el consumo.
  • Dejar de fumar: El tabaco es un factor de riesgo cardiovascular, dejar de fumar y realizar controles de PA repercute favorablemente sobre la salud.
  • Tomar la medicación: En una parte de los pacientes son suficientes las modificaciones en el estilo de vida para reducir la PA. En otros no son suficientes y hay que recurrir a la administración de fármacos. ¡No dejes de tomarlos!
  • Cualquier introducción de un nuevo medicamento debe ser autorizado por un médico.
  • Asegurarse que se ha entendido correctamente la dosis, la frecuencia y la hora a la que se ha de tomar la medicación.
  • Es importante tomar la medicación siempre a la misma hora, así se disminuyen los olvidos.
  • Ponte en contacto con tu médico o enfermero ante la aparición de cualquier problema que pueda relacionarse con la toma de medicación.

¿Cada cuanto hay que tomarse la presión?

Es muy variable y está en función de las cifras de presión arterial, la presencia de otras enfermedades, etc. En caso de un buen control, una visita cada 3-6 meses es suficiente. Anualmente hay que hacer una evaluación médica.

Es muy importante medir la presión regularmente, es la mejor manera de evitar complicaciones.


Alimentos

Alimentos

Alimentos ricos en sodio (evitarlos)

  • Sal
  • Todos los embutidos
  • Foie-gras
  • Todos los alimentos precocinados 
  • Carnes de tocino y pato 
  • Arenques y pescado en conserva, ahumados y salazones 
  • Vísceras 
  • Todos los mariscos y crustáceos 
  • Leche en polvo y condensada, quesos curados y “quesitos”
  • Bollería industrial 
  • Acelgas e hinojo 
  • Todos los frutos secos que lleven sal 
  • Aceitunas 
  • Salsas comerciales (mostaza, ketchup, etc.) 
  • Todas las conservas 
  • Todas las bebidas con gas
  • Patatas chips, ganchitos, etc. 
  • Bicarbonato y antiácidos con sodio

Alimentos pobres en sodio (uso preferente)

  • Carne de ternera, vaca, pollo y conejo
  • Huevos
  • Todos los pescados (excepto los no recomendados)
  • Leche, yogurs, quesos frescos, mantequilla sin sal, etc.
  • Bollería elaborada en casa sin sal
  • Espárragos, coles de Bruselas, guisantes, patatas, coliflor, rábanos, etc.
  • Legumbres
  • Todos los frutos secos (sin sal)
  • Salsas elaboradas en casa sin sal
  • Todas las frutas
  • Zumos naturales