Estudio comparado de los indicadores oficiales de siniestralidad en España y EEUU

Temas: Prevención  |  Tipos: Estudio
| Autores: Mª Isabel Maya Rubio | Publicado el:  26/04/2017

En este artículo se describe la metodología y resultados obtenidos en el desarrollo del estudio comparado de siniestralidad entre Estados Unidos de América y España. Su objetivo es conseguir comparar, en condiciones de equidad, los indicadores de empresas de ambos países, eliminando las diferencias que introducen los diferentes sistemas.

Se ha analizado en detalle el sistema de compensación y la metodología de elaboración de estadísticas de siniestralidad laboral norteamericanos, comparándolo con el español. Como resultado, se ha podido establecer una metodología para calcular indicadores comparables con los indicadores oficiales de USA a partir de los casos con baja que se producen en las empresas españolas.

Introducción

Los indicadores oficiales de siniestralidad que publica cada país dependen estrechamente de su legislación, metodología, prácticas y en definitiva de su cultura laboral. Incluso entre países con afinidades culturales y económicas como los que constituyen la Unión Europea, ha sido preciso crear las estadísticas armonizadas para poder comparar la siniestralidad entre los Estados Miembro.

España es un país con un sistema de protección de los trabajadores a nivel de asistencia sanitaria y de compensación económica con una cobertura muy amplia y un mecanismo de comunicación de casos centralizado y universal. En consecuencia, el registro de casos en España se puede considerar completo casi al 100%. Y ello comporta que los indicadores oficiales de siniestralidad incluyan muchos más casos que en otros países del mundo occidental. Como consecuencia de la amplia cobertura del sistema español, las empresas españolas presentan indicadores más elevados de los que presentan empresas homólogas con idénticos niveles de seguridad, lo cual les impide presentarse en igualdad de condiciones a licitaciones internacionales.

Sin embargo, los indicadores de siniestralidad siguen siendo la forma de medir la seguridad y salud de una empresa. La seguridad y salud son un aspecto importante en la contratación de obras o servicios a lo ancho del planeta. Por este motivo, muchas licitaciones incluyen entre sus pre-requisitos demostrar un nivel de siniestralidad razonablemente bajo para poder optar a la concesión de los trabajos.

Por este motivo, la Confederación Nacional de la Construcción y Mutua Universal han aunado esfuerzos colaborando en el estudio de la siniestralidad comparada entre países para conseguir establecer una metodología de obtención de indicadores que permita a las empresas españolas partir de sus accidentes reales y calcular a partir de ellos indicadores comparables con países de referencia en el mundo.

En la primera fase de estos estudios, se desarrolló una metodología para obtener indicadores de siniestralidad de empresas españolas con las mismas premisas que lo hacen los organismos oficiales de Estados Unidos de América.


Hasta la fecha esta metodología se ha aplicado al sector de la construcción, ya que ha sido en este sector donde primero se ha puesto de manifiesto la necesidad y en consecuencia los primeros trabajos se han centrado en dicho sector.

Desde 2014, CNC, en colaboración con Mutua Universal, ha puesto en su web, con acceso universal, público y gratuito, a disposición de todas las empresas del sector la posibilidad de realizar un recalculo de sus indicadores de siniestralidad, recibiendo, en caso de que lo soliciten, un certificado que avala que para la elaboración del mismo se ha seguido la metodología del estudio descrito.

Se ha puesto a disposición de las empresas un sistema que incluye los indicadores de siniestralidad de acuerdo con las fórmulas que con mayor frecuencia fijan los licitadores en sus pliegos de licitación. Los datos se calculan por periodos anuales y en estas fórmulas se pueden tener en cuenta, entre otros, diferentes parámetros:

  • Los casos de siniestralidad producidos:
    • Mortales
    • Incapacidades
    • Casos con baja
    • Casos que requieren atención médica
  • Los días de baja del trabajador.
  • La población de referencia: 100, 1.000, 10.000 o 100.000 trabajadores.

Dada la variabilidad de las fórmulas en función del licitador y el país, también se ha previsto la posibilidad de realizar un cálculo manual de aquellos indicadores no previstos en el sistema.


Desde 2014, se han elaborado certificados principalmente a solicitud de grandes empresas del sector de la construcción para licitaciones en países como Canadá, Estados Unidos de América, Doha, Reino Unido o Australia.

Las conclusiones derivadas de esta experiencia son las siguientes:

  • Las empresas usuarias disponen de un proceso mediante el cual obtener indicadores basados en datos de fuentes oficiales, sin tener que establecer hipótesis o asunciones.
  • La aplicación de este sistema permite la comparación de los indicadores de siniestralidad españoles en situación de equidad.
  • Los receptores de la información (entidades licitadoras) han aceptado sin problemas los certificados de indicadores corregidos calculados de acuerdo con la metodología establecida.
  • El certificado se emite por un tercero (CNC o Mutua Universal), independiente a la organización de la empresa licitante.

En 2016, ambas entidades decidieron ampliar el estudio a todos los sectores de actividad empresarial, para dar salida a las necesidades de contratación de obras o servicios no específicos de construcción. Esta ampliación se llevará a la práctica en el corto plazo.


Cuando un trabajador sufre un accidente y resulta dañado en su salud o integridad física, es objeto de compensación por parte del sistema existente en cada país. En USA además hay que tener en cuenta que es un país compuesto de 52 Estados Federales, cada uno con su propia normativa, lo que hace más difícil establecer una panorámica común. No obstante, a grosso modo, se puede establecer una comparativa entre ambos sistemas.

Qué se considera accidente de trabajo

Aunque accidente de trabajo sería toda aquella situación que pueda dañar al trabajador y que se produce a causa del trabajo, hay algunas diferencias significativas entre ambos países:

  • Accidente In Itinere. Son accidentes que sufre el trabajador por el hecho de trabajar, no por el trabajo en sí.
  • Accidentes cardiovasculares que sucedan en el trabajo o al ir o volver del trabajo.

Ambos tipos de accidentes en España se contabilizan, porque están incluidos en el sistema asegurador, pero en USA no es así.

Quién está cubierto por el sistema de compensación

En España están cubiertos por el sistema de compensación todos los trabajadores por cuenta ajena, y los trabajadores por cuenta propia que contratan la contingencia profesional.

En EEUU las leyes de cada Estado definen las obligaciones empresariales de asegurar a sus trabajadores. Salvo para el Estados de Texas, la cobertura para trabajadores por cuenta propia incluye alrededor del 90% de los trabajadores totales, dependiendo del Estado y de sus leyes. Al igual que en España, las empresas pueden ser autoaseguradoras. También es posible (y más habitual que en ES) complementar las prestaciones con seguros privados (por ejemplo, seguros médicos); este hecho hace que haya mayor número de operadores en el sistema US.

Características de las prestaciones que recibe el trabajador lesionado

Las prestaciones que recibe el trabajador lesionado son de dos tipos: de asistencia médica y compensación económica.

Las características básicas de ambos sistemas son las siguientes:

  • Carencia. En ambos países, el sistema de compensación actúa desde el primer día de aseguramiento del trabajador, es decir, no tienen periodo de carencia.
  • Cobertura asistencial. Ambos sistemas cubren la asistencia médica desde el primer día.
  • Cobertura económica. En España, el trabajador recibe el 75% de su salario base desde el primer día de baja (es decir, desde el primer día posterior al día del accidente). En EEUU, el trabajador percibe un porcentaje de su salario previo al accidente a partir de un cierto número de días que depende de las leyes del Estado. Generalmente son más de 3 días o más de 7 días posteriores al día del accidente.

Mecanismo de obtención de la prestación

En España, la empresa rellena un parte de baja y comunica a la Entidad Colaboradora de la Seguridad Social el caso. A partir de este momento, el sistema se hace cargo tanto de la cobertura sanitaria como económica. El trabajador no necesita hacer ningún trámite ni reclamación.

En EEUU, la compensación económica ha de ser reclamada por el trabajador. El pago requiere la aceptación por parte del sistema de compensación (Workers’ Compensation; WC) y la ratificación del empresario. Ello significa que, en un cierto número de casos, hay desacuerdo con la reclamación del trabajador.

En ambos países hay un sistema que bonifica el bajo número de casos. No obstante, mientras en EEUU existe cultura de darle importancia a la bonificación de las primas, en el caso de España es reciente, su importe no supera el 10%, y se recibe en ejercicios posteriores a aquél en que la empresa tuvo baja siniestralidad. Todo ello hace que la obtención de esta bonificación no signifique una presión tan grande como en EEUU por mantener indicadores bajos.


Cuando un trabajador se lesiona, el médico que lo atiende establece la gravedad de su lesión y las limitaciones que tiene durante el periodo de curación y rehabilitación.

En España, el trabajador lesionado recibe la baja laboral y se reintegra a su puesto de trabajo cuando a criterio médico puede volver a desarrollar su actividad laboral.

En EEUU, el trabajador puede encontrarse en una de las siguientes situaciones:

  • Job restriction. El trabajador puede desarrollar parcialmente su trabajo, y durante este tiempo hace parte del mismo
  • Job transfer. El trabajador no está en condiciones de desarrollar su trabajo habitual, pero sí otros trabajos, y durante este tiempo es asignado a otro puesto

Los casos de Job restricition o Job transfer se contabilizan aparte de las bajas, y se denominan DJRT.

  • Baja laboral (Days Away From Work; DAFW). El trabajador recibe la baja laboral y no acude al trabajo durante este periodo. Son compensables económicamente los días que legalmente están fijados por las leyes del Estado, previa reclamación al WC.
  • Mezcla de las situaciones anteriores. El trabajador está de baja durante un periodo, y cuando mejora lo suficiente, se reincorpora al trabajo en régimen de DJRT.

Los casos se registran en el grupo de mayor gravedad. La suma de DJRT y DAFW es el conjunto de casos denominado DART (Days Away from work, Restriction or Transfer). En cierto modo, equivaldrían a los casos baja españoles.

A lo largo de las dos últimas décadas, la tendencia de los casos DJRT se ha ido incrementando, hasta llegar actualmente a ser aproximadamente la mitad del total de casos de lesiones.


Los indicadores no se calculan igual en ambos países, aunque lamentablemente tienen nombres similares que se prestan a confusión.

Tipo de indicador

Hay dos tipos básicos de indicadores: los que miden el número de casos que sufre una población expuesta sin tener en cuenta el tiempo que cada trabajador se expone, y los que miden el número de casos que sufre una población expuesta durante un número determinado de horas de trabajo.

En España se aplican ambos tipos de indicadores, mientras en US se suele aplicar un indicador del segundo tipo:

  • EEUU. Incidence rate: Número de casos por un determinado número de trabajadores full-time
  • ES. Índice de incidencia. Número de casos dividido entre los trabajadores promedio del año, sin tener en cuenta las horas que éstos trabajan.
  • ES. Índice de frecuencia. Número de casos por cada millón de horas trabajadas. Menos aplicado por la dificultad de disponer de las horas reales de trabajo

Cómo se mide la población expuesta

Los trabajadores full-time en EEUU trabajan 2.000 horas anuales. En España, alrededor de 1.700-1.800 según el convenio. El motivo es que siendo en ambos países la semana laboral de 40 horas, en EEUU se contabilizan 50 semanas anuales, mientras en España se contabilizan las horas acordadas en convenio.


Los datos oficiales los obtiene y publica el Bureau of Labor Statistics (BLS), con la colaboración de los Estados federales. Puesto que en EEUU no se dispone de un registro universal como el Delta o CEPROSS en España, los datos se obtienen mediante una encuesta a determinados centros de trabajo representativos del conjunto. La respuesta a esta encuesta es variable, habiéndose comprobado en estudios de investigación impulsados por el propio BLS, que se pierden entre 1 y 2 de cada 3 casos reales estimados. En consecuencia, el nivel de infradeclaración en EEUU es muy elevado. Éste es un tema de preocupación de la administración laboral, quien ha lanzado un programa de estudio de las causas para intentar mejorar sus datos oficiales.


Para obtener indicadores de los casos españoles, comparables con los indicadores oficiales EEUU, es preciso aplicar la misma sistemática de cálculo. Para ello, se parte de los datos registrados en los partes de accidente españoles, y se clasifican y contabilizan conforme al sistema EEUU, aplicando un proceso de corrección, en el cual se tiene en cuenta:

  • Las diferencias en la contabilización de casos (ej. accidentes in itinere)
  • La recolocación de trabajadores durante el proceso de curación (DJRT).
  • La infradeclaración que se produce en el sistema norteamericano
  • Las diferencias en las fórmulas de cálculo de los indicadores

Este proceso de corrección permite obtener nuevos indicadores corregidos, comparables ya a los Incidence rates de EEUU.


Se ha hecho un estudio detallado para analizar cómo se comportan estas correcciones a los accidentes de trabajo sucedidos en España. Para ello, se ha tratado los casos del sector de la construcción y del conjunto de sectores de actividad económica, durante un periodo de varios años. Como factor de contraste se han utilizado los accidentes mortales, al tratarse de casos inequívocos que no son objeto de variabilidad en su tratamiento.

En la siguiente tabla se muestran algunos ejemplos de las diferencias entre los indicadores españoles sin corregir y los indicadores corregidos, respecto a los indicadores oficiales en EEUU:


Conclusiones

Las principales conclusiones de este estudio son las siguientes:

  • Equidad en la comparabilidad de los indicadores. Los valores obtenidos para los casos españoles permiten compararse en condiciones de mayor equidad, a pesar de las diferencias entre ambos países. Esta afirmación es válida tanto para los casos mortales como para los no mortales y para los sectores estudiados.
  • Fiabilidad y solidez de los factores de corrección. Los factores aplicados son factores objetivos, procedentes de fuentes avaladas por la Administración US. Este estudio aplica las correcciones que publica el propio BLS, sin pretender llevar a cabo ningún tipo de modelización o hipótesis.
  • Reproducibilidad a lo largo del tiempo. Los resultados se mantienen a lo largo del periodo estudiado 2011-2015, lo cual da confianza en la aplicación continuada de esta metodología.

Sobre los autores

Mª Isabel Maya Rubio

Responsable de análisis del entorno en prevención en Mutua Universal